logo


banana head

Por Juan Carlos Martinez

Cuando uno piensa en Bocas del Toro generalmente piensa en una divertida isla playera en el Caribe, llena de turistas buscando aventura y diversión.  Definitivamente es eso, pero también es una provincia donde antes de turismo, la principal  fuente de ingresos surgía de las fincas de banano y los servicios asociados a las fincas.  Desde el principio del siglo 20 la historia de la producción de banano en Panamá básicamente coincide con la historia de United Brands la cual de alguna forma u otra ha estado presente en Panamá desde 1899. 
 
Originalmente se llamaba United Fruit Company pero en 1970 cambió su nombre a United Brands y luego nuevamente, para sacar provecho al renombre de su marca Chiquita, cambio su nombre a Chiquita Brands International en 1990 y ahora se le conoce como Bocas Fruit.  Para los locales en Bocas es simplemente “la compañía” o como vernacularmente la llaman "Mamita Unai". 

Debido a la naturaleza del producto y la extensión de las fincas, miles de hectáreas; las fincas de banano se establecían en la mitad de la nada.  La selva era domada y eliminada para darle espacio a miles de tallos de banano y edificios e infraestructura hasta que eventualmente había un pueblo en la mitad de un mar de verde; oro verde como se le dice a los bananos.  En Bocas del Toro la compañía construyó ferrocarriles, puertos, y bodegas para el procesar y exportar bananos.  Establecer una operación de este tamaño definitivamente requiere grandes cantidades de personal de todos los niveles de forma que la compañía importaba ejecutivos y sus familias para que administraran las operaciones de las fincas de banano.  La compañía inmediatamente se convirtió en el empleador más grande y básicamente el único empleador de la región. 
 

packing

Los ejecutivos literalmente eran reclutados e importados a Bocas y muchas de las otras plantaciones de United Brands.  La sede de la compañía se estableció en Changuinola, un pueblo creado para cubrir las necesidades de los bananeros.  Antes de que llegara United Fruit Company, Bocas era una región olvidada de Panamá con una pequeña población indígena de pescadores y agricultores de subsistencia.  En adición a construir las facilidades para llevar a cabo sus negocios, la compañía también tuvo que construir pozos, sistemas de alcantarillados, instalar facilidades para la generación eléctrica, para telefonía y una red vial para que el área fuera vivible para los trabajadores y sus familias.  Cientos de unidades habitacionales se construyeron para trabajadores inmigrantes de otras provincias, los comarcas indígenas e incluso otros países, los cuales vinieron a aprovechar las oportunidades de trabajo en este nuevo pueblo.  Es sorprendente ver reflejado en una evaluación urbana del 2007 de Bocas del Toro realizada por ANAM que muchos de los sistemas originales para necesidades básicas instalados por United Fruit Company aún están en uso, por ejemplo los sistemas de alcantarillado y las generadoras de electricidad.  En octubre del año pasado el gobierno autorizó un pago a Bocas Fruit  Company en concepto de electricidad producida a través de sus generadoras para brindar electricidad a Almirante y Changuinola.  De forma tal que la infraestructura creada por United Fruit aún está siendo utilizada aunque en ciertos casos ya ha revertido al gobierno nacional.

(Continuación)

 


vet ad link to vip

PQ Med ad formats

 

 

Copyright© 2011, Pan Am Publishing S.A., Republic of Panama