coronado


George Smith El Embajador de Coronado
Por Elsie Forbes

eisenmann_smith

Cualquiera que quiera descubrir la historia de Coronado deberá conocer a la primera familia de Coronado, los Eisnemanns. Primero, Roberto Eisemann I, también conocido como el “the Five Stars”, compró el terreno y a través de pasión y determinación hizo de su sueño una realidad. La manifestación de este sueño, la construcción de una comunidad, quedo en las manos, brillantes y capaces de Roberto Jr. (también conocido como Bobby) y su querido amigo, George Smith.

La vida toma su propio curso en mancuerna con las circunstancias y la voluntad individual de la persona. George Smith nació como Jorge Alcedo Alvarado en La Mesa, Santiago en la provincia de Veraguas. La tragedia visitó a su familia desde muy temprano cuando su madre murió cuando él tenia seis años. Beatriz Alvarado, la hermano de de Alcedo y su cuñado americano eventualmente criaron a Jorge, se lo llevaron a los Estados Unidos y lo educaron. Ahora como ciudadano americano su nombre se convirtió en George Smith, y el hijo de Frank Smith. La familia se mudó a Lima, Perú por tres años y luego volvieron a los Estados Unidos.

George smith

Pero el regreso a casa y su familia siempre estuvieron en el corazón de George, ya que Panamá siempre te llama a que regreses con ese cantar de sirena. Le hacían falta sus hermanos y otros miembros de la familia lo cual le inspiró a no sólo visitar su país natal. Con sólo $20.00 en su bolsillo, George llegó a Tocumen. Eventualmente se alojó con su tía en ciudad, muy cerca de la Presidencia de la República. Su tío Sebastián le sugirió que fuera al Hotel El Panamá ya que estaban entrevistando a jóvenes que hablaban inglés en el Bazar Americano. George era muy amigable y tenía un aire de dignidad en torno suyo que lo distinguía en adición a su dominio de otros idiomas. Lo contrataron y se sintió muy feliz con su buena suerte. Vendían muchos sacos Panajack, entre otras cosas, propiedad del Sr. Bob Eisenmann. Frecuentemente el Sr. Eisenmann venía y simplemente observaba a George, notando su elegante forma de actuar y sus habilidades como vendedor. Como muchos mentores que pueden aparecer en el transcurso de nuestras vidas, el Sr. Eisenmann empezó a enseñarle a George como vender, no sólo una camisa nueva, pero un guardarropa entero. Expandir las habilidades bajo la tutela de un maestro es un regalo. El sobrenombre de Eisenman era “the Five Stars”, un nombre que comandaba atención, y él empezó a llamar a George, “Smithy” y así surgió el vínculo.

En un corto tiempo, George se convirtió en el sub-gerente y luego el gerente. Roberto Eisenmann también estaba avanzando en su vida como Presidente de la Junta Directiva del Hotel El Panamá y mucho más. Ernesto de la Guardia, el Presidente de la República de Panamá en ese momento, lo condecoró con la Medalla Vasco Nuñez de Balboa en mayo de 1957. Ahora muchas figuras del ámbito nacional eran sus amigos, incluyendo George y el Presidente y el hijo del Presidente, Ernesto III.

Bob Eisenmann empezó a vender parte de sus apreciados terrenos en Coronado e instó a George a ser parte de estos esfuerzos. Sin embargo Bob tuvo la desgracia de caer enfermo, y todos se reunieron alrededor de este gran hombre antes de su muerte. Dejó a su hijo Roberto Jr., con sus sueños de desarrollar Coronado. Él empezó a pedir ayuda a George, pero estaba muy renuente y resistente a la idea. Sin embargo, igual que “the Five Stars”, su heredero tenía la habilidad de convencer a George que al final era tan irresistible como la sonrisa de Bobby.

Básicamente sólo había terreno, no había carreteras ni infraestructura. Su lugar de reunión era bajo el árbol de mango justo al salir de la autopista donde todavía existe en el estacionamiento de El Rey. “A veces hasta firmábamos documentos, o le enseñaba a los clientes mis mapas allí..., es por esta razón que digo que la sombra de ese árbol fue mi primera oficina.”

Durante la semana, George trabajaba en las tiendas de la ciudad, pero los fines de semana eran para Coronado. Diego Pardo, el ingeniero, estaba empezando a construir las carreteras y los tractores estaban limpiando los terrenos. El siguiente gran paso luego de vender finquitas, fue la construcción de las Torres de Punta Prieta, ubicadas en la punta de Coronado. Estas fueron compradas, muy pero muy rápido. Se dice que George conoce cada pulgada de este terreno, quien compró qué, cuando e incluso porque. Uno de los primeros edificios altos en la playa es Punta Prieta, diseñada por Ignacio Mallol y Eric Wolfschoon, y se ubica en la punta de Coronado. La vista desde allí es simplemente fantástica, ya que se tiene la grandeza de las montañas de Punta Chame hacia el este y a lo largo de la costa pasando San Carlos hacia el oeste.

Un poco más atrás de la playa está el majestuoso edificio Alcázar que tienen vistas del campo de golf, el Pacífico y todas las montañas que les rodean. George tenía una mano en todo, la construcción del club campestre, el templo hebreo, las carreteras y lo conoce todo como la palma de su mano.

Se le conoce como un fantástico vendedor, incluso un súper vendedor, este cambio para hacer manifiesto el sueño del Sr. Eisenmann llegó a ser la mejor decisión de su vida. George dijo: “Es como vender un sueño. Y es verdad ya que muchas personas han realizado sus sueños luego de comprar propiedades en Coronado. Este era el sueño de don Bob, y creo que sus hijos y nietos han contribuido a realizar este sueño con su propio esfuerzo.”

Recuerde que George empezó a trabajar para Roberto Eisenmann y su familia en 1956, esta es una larga y leal relación. Un día, Roberto Jr. le pidió a George que consiguiera a un sacerdote para bendecir una calle nueva en Coronado y que por favor fuera él también a la ceremonia ya que el sacerdote era amigo suyo.

Bobby empezó a hablar de defectos y virtudes:
“Smith, como cualquier ser humano, puedes tener virtudes y defectos. La humildad es tu primera virtud porque has logrado suficiente éxito para tener una actitud superior sin embargo siempre has sido humilde. Esta es una cualidad muy preciada en la sociedad actual. La honestidad para George, como debe ser, es una obligación no una virtud. No hay punto medio en este para él, y le confiaría cualquier cosa sin duda alguna. George Smith es un hombre extraordinario, y todo en Coronado es un monumento a su vida. Es por eso, George, que podrás ver que al lado del monumento de mi padre, el nombre de la calle ha sido cambiado. De ahora en adelante la calle Paseo Lajas será llamada Paseo George Smith. “

eisenmann signs

Los caminos se cruzan muchas veces en la vida y a veces podemos saber su importancia y seguirlos pero otras veces ni siquiera sabemos la importancia del encuentro. Para ambos, tanto los Eisenman como George Smith, el encuentro fortuito, el seguir la intuición, el invertir tiempo y una fuerte fe se convirtieron en las fundaciones de lo que conocemos como Coronado hoy. Este pedacito de cielo en las playas del Pacífico te agradece George por todo lo que das de tu alma y corazón a este hermoso lugar.

Coronado and
The West Beaches

Punta Chame
Playa Gorgona
[Nueva Gorgona]
Playa Coronado
Punta Barco
El Palmar
San Carlos
Rio Mar
Santa Clara
Farallón
Rio Hato

optica boyd ad



vet ad


church biofit drummer
biofit

 

 

Copyright© 2011, Pan Am Publishing S.A., Republic of Panama