logo


QUICK TAKES

Surfeo y Buceo en Santa Catalina

Por David Essertier

candy bars

Para aquellos que les encanta el agua, el Hotel Hibiscus brinda un punto de partida perfecto para disfrutar de los placeres que ofrece el Océano Pacífico. Ubicado en Santa Catalina, conocida internacionalmente por tener unas de las mejores olas en la costa Pacífica, también es un paraíso para los buzos que vienen de todo el mundo para experimentar algo del mejor buceo disponible en cualquier lado. La buena noticia es usted no tiene que ser un surfeador profesional antes de ir, ya que hay varias escuelas de surfeo locales que le enseñarán. El Hotel Hibiscus ofrece tablas largas y cortas de primera calidad para alquilar como también transporte que le lleva directamente a la playa y el hotel mismo también ofrece clases para aprendices del surf. Si usted es experto en este deporte puede surfear los muchos arrecifes de categoría mundial, incluyendo la punta que puede romper hasta en 20 pies y todavía mantener su forma. Para ver estas olas usted mismo vaya a you-tube y escriba Santa Catalina Surf. Cuando estas olas rompen pueden ser de categoría mundial y sin duda alguna son de las mejores olas en Panamá, especialmente en los meses de invierno de diciembre hasta marzo.

diving

Muchos creen que la palabra Panamá viene de un antiguo pueblo de pescadores y significa muchos peces; en ningún lado es esto más evidente que en la costa de Santa Catalina. El área atrae buzos que vienen específicamente a bucear en la Isla de Coiba, antes una famosa colonia penal, pero ahora es un sitio de Legado Mundial dado sus espectaculares eco-sistemas y abundante vida marina. Debido a su rica diversidad de peces que van desde tiburones hasta tortugas marinas y peces tropicales de todos los colores del arco iris, algunos científicos comparan su riqueza a la de las Islas Galápagos. La Isla de Coiba vale una visita aun si usted no es buzo. Toma como una hora llegar allí en bote y se pueden gestionar giras de buceo desde cualquiera de las tiendas de buceo en el área. Si usted prefiere no manejar, puede tomar un bote para visitar las playas vírgenes de arena blanca y aguas de azul cristalino que tiene la isla.

Una de las cosas más agradables del personal del Hotel Hibiscus es que lo hacen todo muy fácil. Si usted va a bucear le empacarán una merienda. Si usted va a surfear le harán gestiones para conseguirle una tabla, le consiguen las clases y luego le llevan a la playa. Si usted desea experimentar la aventura de navegar por los rápidos de un río eso también lo pueden gestionar. Luego de regresar de todas las aventuras habrá adquirido un gran apetito. En el hotel tienen un excelente bar y sirven maravillosa comida con especiales frescos todos los días. Todo esto es preparado por el maestro culinario en residencia, Andrew, quien ha estudiado en notables restaurantes en el área de Nueva York. El pan se hornea a diario en el hotel y usted puede escoger entre pescado, pollo o carne e incluso cocina estilo vegetariano. Si usted no quiere surfear o bucear este hotel puede arreglar para que pueda montar a caballo por un par de horas o una expedición de varios días.

El Hotel Hibiscus lo administran dos alemanes, originalmente de Munich, Alemania, quienes previamente se desempeñaban en el área de trabajo social y causas humanitarias. Son extremadamente receptivos a las necesidades de sus huéspedes, tienen cuartos pulcros a unos precios sumamente económicos. Cuando me quede allí las tarifas por cuarto estaban en un rango de $25.00 a $30.00 y considerando la calidad de servicio, la deliciosa comida y la ubicación perfecta da excelente valor. El Hibiscus Garden es verdaderamente una bella flor en la Costa del Pacífico panameño, y ahora esta floreciendo como hotel.

For more Quick Takes

 

 

 
facts

 

Copyright© 2011, Pan Am Publishing S.A., Republic of Panama