logo


 

Granos de Boquete:
De los Bosques de Panamá a su Taza de Café


Por Cherrye Moore

En algún lado, enterrado en montañas de la región de Chiriquí en Panamá, protegido por el Volcán Barú y relajado por los seductores sonidos del cercano Río Caldera, nace su próxima taza de café.  Con una producción mundial por año de más de 100 millones de sacos y ofreciendo suficiente café para que cada persona en el mundo tomé 100 tazas de café al año, Panamá esta emergiendo como un líder mundial en el mercado del café. 

coffee bag

Por años Panamá ha sido opacada por sus vecinos Colombia y Costa Rica como un sitio caliente para plantaciones de café, pero su reciente éxito internacional ha obligado a los conocedores de café a tomar nota.  Hacienda La Esmeralda, una de las principales plantaciones de café, rompió records cuando su café, Geisha, recibió el premio de Mejor Café Especializado del Mundo por la Asociación Americana de Cafés Especiales por el tercer año consecutivo, y luego vendió su premiado café Geisha por $130.00 la libra.  Los logros de esta plantación de café han despertado el interés en el imperio de café en Panamá y han dirigido atención a la región de Boquete. 

cofffee cup
No queremos menospreciar el trabajo del “Sr. Starbucks”, un gran inversionista en la industria de café panameña, pero esa gran taza de café pasa por muchas manos, no solo la del recién entrenado “barista”, hasta llegar a los labios privados de cafeína. Aquí detallo rápidamente como se produce esa mundialmente famosa bebida y un vistazo interior a las plantaciones de café gourmet. 
La taza perfecta de café viene del grano perfecto, producido en, acaba de adivinar, el suelo perfecto. Las premiadas plantaciones de Boquete están ubicadas sobre suelo volcánico de color negro y ofrecen la perfecta combinación de sombra, sol y humedad. Los serenos bosques tropicales y la flora tropical enriquecen el suelo y producen los sabores florales y cítricos que distinguen el café de Boquete. El recolectar los granos de café es una industria por si sola y muchas de las 30,000 familias Guaymies de Panamá dependen de la época de cosecha para sobrevivir. Los árboles de café producen unas bayas llamadas bayas de café, que se ponen rojas cuando están maduras y listas para ser cosechadas. 
Los recogedores de bayas rotan a través de la plantación seleccionando las bayas más maduras para la producción y recogiéndolas en un recipiente de cinco galones llamado “lata”. Ganando $1.50 por lata, la familia entera – mama, papa e hijos – ayudan en la recolección. Los indios Guaymies son vitales en el éxito de una plantación de café y muchas plantaciones valoran su contribución. 
La mundialmente conocida plantación, Hacienda La Esmeralda implementó una guardería tiempo completo en donde se le ofrecen comidas nutritivas y programas educativos a los niños mientras sus padres cosechan bayas de café. En adición a esto, proveen visitas médicas y dentales semanalmente para el personal y sus hijos y entregan bonos en efectivo y un juguete de Navidad a cada niño. Plantaciones progresistas como esta tienen la lealtad de sus recolectores y así se aseguran de tener los mejores trabajadores cada temporada. (Continua en la página 2)

 
 

 

PQ Med


vet ad link to vip

 

 

Copyright© 2011, Pan Am Publishing S.A., Republic of Panama